En esta segunda parte del distrito de Arganzuela comenzaremos desde la plaza donde encontramos al segundo Pegaso, símbolo del progreso intelectual y literario. Continuaremos hablando de la expansión de la ciudad a través de la construcción de nuevos mercados, del matadero y de las colonias de viviendas para sus trabajadores. Una zona que tardó en crecer urbanísticamente pero que hoy en día esconde tesoros únicos y que se ha convertido en un gran espacio cultural para los madrileños.